¿Por qué no hay rosado en el arcoíris?

Por

Vivimos en un mundo esplendoroso gracias al color. De hecho, la Tierra es el lugar más colorido de los que conocemos. Y lo mejor es que los colores que vemos son más complejos y fascinantes de lo que aparentan.

¿Has notado, por ejemplo, que no hay mamíferos verdes? O te has quedado embelesado mirando un arcoíris, y luego te preguntaste… ¿dónde está el color rosado?…

Se dice que no hay que olvidar nunca que tras la tempestad, siempre sale el arcoíris. Se dice que al final del arcoíris hay una olla repleta de oro… el problema es llegar a ese lugar pues ese maravilloso fenómeno meteorológico ocurre a una distancia y ángulo específico con relación al observador, así que por más que tratemos de acercarnos, siempre estaremos igual de lejos.

También se dice que el arcoíris tiene más y menos colores que los siete que Isaac Newton encontró en 1704, cuando con un prisma reveló la magia escondida en la luz blanca.

Lo cierto es que el arcoíris nos muestra todas las longitudes de onda de la luz visible en orden, desde la más larga -roja- hasta la más corta -violeta-, pasando por naranja, amarillo, verde, cian (celeste o turquesa) y azul.

Son los colores más puros; cada uno tiene un sólo tipo de onda luminosa asociada con él. Pero la realidad a menudo no es tan simple.

Tengo un rosal con flores de color rosa fuerte o magenta afuera de la ventana, y lo estoy mirando mientras escribo esto. El problema que tiene mi cerebro es que la información que está recibiendo de mis ojos le dice que está llegándole luz roja y violeta de la misma rosa.

rosado-arcoíris

Una mezcla de luz de diferentes regiones del arcoíris está viniendo del mismo lugar. Lo que mi cerebro tiene que hacer es interpretar esa información para distinguirla de los objetos que están reflejando sólo luz roja o violeta. Así que interpreta que la rosa es rosada, una combinación de rojo y violeta.

Necesitamos entender las mezclas de los colores del arcoíris con rapidez, por eso el cerebro nos da un sólo color por cada combinación.

Eso es lo que abre una enorme riqueza de color en nuestro mundo a pesar de que la materia prima sólo sea el sencillo espectro del arcoíris. Es cuestión de combinaciones, y vemos cada mezcla diferente de ondas luminosas como un color distinto.

La razón por la que el rosa no está en el arcoíris es que éste muestra los colores en orden. No hay lugar un lugar en el que el rojo y el violeta se encuentren, pues están en los bordes opuestos del arcoíris. Por ello, aunque el rosado, magenta o fucsia son colores reales, no tiene su lugar en el arcoíris.

Por   –

Déjanos tu comentario

comentario(s)