Júpiter

Por

Si eres de los que siempre anda mirando hacia arriba, se habrá percatado que sólo unas horas después de caer la noche aparece en dirección hacia la cordillera, una muy brillante estrella.

Por supuesto que se trata del planeta Júpiter, el más grande de nuestro sistema solar.

Pero ¿por qué brilla? Si los planetas no emiten su propia luz, esto se debe a que al ser en su mayor parte de composición gaseosa, refleja la luz del Sol. Luz que viajó unas 9 veces la distancia Tierra-Sol.

Recibe su nombre del dios más importante de la mitología romana, (Zeus en la griega) y sus satélites llevan los nombres de sus amantes, descendientes y personajes de su séquito.

Posee una temperatura de unos -110ºC en su parte exterior; en su parte interior, debido a las altas presiones, el hidrógeno se compacta y actúa como un metal fundido a unos 5000ºC. Por lo tanto, ya podemos intuir que no es posible para un ser humano habitar ni visitar este planeta. Pero si es que fuera posible, una persona que acá pesa unos 60kg allá pesaría unos 150kg, un poco más del doble, debido a su gravedad que es 2.5 veces la terrestre (otro motivo por el cual muchos no querrían ir). Aunque por otro lado, si tienes unos 36 años, en Júpiter apenas tendrías 3 años, ya que una vuelta al Sol de este planeta toma casi 12 años terrestres.

Así que aprovecha de mirar a este gigante del cielo, no hay nada más increíble que poder observar un planeta y, en especial en este caso, poder observar sus franjas de gas que cruzan su ecuador, e incluso animarse a tomarle algunas fotos que, como es tan brillante, hasta la cámara fotográfica más básica es capaz de capturarlo a través de un telescopio.

Déjanos tu comentario

comentario(s)