Lágrimas de tristeza y de alegría, bajo el microscopio

Por

Lloramos porque nos sentimos tristes o de felicidad. También podemos llorar por el efecto que causa el cortar una cebolla o, simplemente, podemos llorar porque sí, para desahogarnos y sentirnos aliviados. Son diferentes emociones que, a su vez, generan lágrimas morfológicamente distintas, pese a que están compuestas por los mismos elementos: agua, aceites, minerales y proteínas, entre otros.

Intrigada por las lágrimas, la fotógrafo Rose-Lynn Fisher puso en marcha un proyecto hace cinco años llamado «La topografía de las lágrimas», donde la artista tomó muestras de lágrimas generadas en diversas situaciones, las secó y luego las estudió para conocer qué diferencias existían entre ellas. Todo ello bajo el objetivo de potentes microscopios electrónicos de barrido con los que se magnificaron sus minúsculas estructuras, revelando formas sorprendetes y abastractas, demasiado pequeñas para ver a simple vista. La conclusión a la que llegó es que existen tres tipos de lágrimas: las causadas por emociones extremas como la alegría, la tristeza, la euforia y el rechazo, entre otros; las lágrimas basales -generadas para mantener la córnea lubricada (de 0,75 a 1,1 gramos cada día) y las lágrimas reflejas -causada por cebollas o gas-, generadas por la respuesta a un agente externo.

Rose-Lynn Fisher señaló que «Empecé el proyecto en medio de un montón de cambios y pérdidas, así que tenía un excedente de materia prima». Y de que luego de darse cuenta de que «todo lo que vemos en nuestra vida es sólo la punta del iceberg, visualmente hablando», fue cuando se preguntó cómo era en realidad una lágrima. Así fue como descubrió que las lágrimas presentaban formas alternativas y un número variado de moléculas. Pero, ¿cómo una lágrima que viene del mismo sitio parece diferente? «Depende de la circunstancia», señala el artista. A pesar de que la composición básica de la lágrima permanece constante, existen cambios químicos menores en las mismas, según el motivo por la que se desarrollaron y en función del área del cerebro que se active a cada estímulo.

En este sentido, las lágrimas emocionales, por ejemplo, contienen más hormonas y leucina encefalina, un analgésico natural que se libera cuando el cuerpo está bajo estrés. Además, dado que las estructuras observadas en el microscopio proceden de lágrimas secas y de la sal cristalizada, dos del mismo tipo y con la misma composición pueden presentar formas diferentes. «La química, la viscosidad, el ajuste, la tasa de evaporación e incluso el miscroscopio puede influir», asevera Fisher.

Un lindo proyecto que revela la diversidad de formas que salen por nuestros ojos cuando lloramos.

(foto portada: lágrimas de reír hasta llorar)

Lágrimas de duelo

lagrimas-de-dueloLágrimas de cebollalagrimas-de-cebolla

Lágrimas de cambio

lagrimas-de-cambio

Lágrimas basales

lagrimas-basales

Lágrimas de reencuentro

lagrimas de reencuentro

 

Fuente: ABC.es, rose-lynnfisher.com

Déjanos tu comentario

comentario(s)