La mejor imagen de la supernova Vela, el fantasma de una estrella gigante

Por

Parece una gigantesca telaraña, o un enrevesado ovillo de hilos enredados, pero se trata de los restos de la supernova Vela, una de las fuentes más brillantes de rayos X del cielo nocturno, situada a apenas unos 800 años luz de la Tierra.

Esta imagen, una de las más detalladas que se han conseguido hasta ahora, fue capturada por el VLT Survey Telescope, alojado en el Observatorio Europeo Austral (ESO) en Chile. La delicada maraña de nubes de tonos rosas y naranjas es todo lo que queda de una enorme estrella que estalló violentamente hace unos 11.000 años. Las explosiones de supernovas provocan ondas de choque que se mueven a través del gas circundante, comprimiéndolo y creando estructuras intrincadas similares a filamentos. La energía liberada calienta estos ‘hilos’ gaseosos, haciéndolos brillar intensamente, como se aprecia en la imagen.

Una fotografía, por cierto, que con sus 554 millones de píxeles ofrece una vista extremadamente detallada de este remanente estelar. Aunque Vela guarda aún una sorpresa en su interior: cuando la estrella explotó, sus capas más externas fueron expulsadas violentamente, produciendo los espectaculares filamentos que observamos aquí, pero hay más.

La sorpresa dentro de Vela

En la parte superior izquierda y fuera de la imagen, queda aún el cadáver de la antigua estrella: una bola ultra densa y de apenas unos km de diámetro hecha de materia ultra comprimida, en la que los protones y los electrones se unen en neutrones: una estrella de neutrones. Y entre los distintos tipos de estrellas de neutrones que se conocen, la de Vela ha resultado ser un púlsar, un objeto que gira sobre su propio eje a la increíble velocidad de 10 veces por segundo, y que, al hacerlo, emite ondas de radio que ‘barren’ el espacio y llegan a la Tierra como ‘pulsos’ regulares, como lo haría la luz de un faro que gira.

La imagen está formada por un mosaico de varias observaciones, todas ellas hechas con la cámara de campo amplio OmegaCAM del VLT. La cámara, de 268 millones de píxeles, puede tomar imágenes a través de varios filtros que dejan pasar la luz de diferentes colores. En esta imagen particular de lo que queda de Vela, se usaron cuatro filtros diferentes, representados aquí por una combinación de magenta, azul, verde y rojo.

Fuente: abc.es

Déjanos tu comentario

comentario(s)