Qué tiene de especial (y qué no) la Luna llena que se viene

Por

No va a cambiar nuestras vidas, no va afectar a nuestro estado de ánimo y nuestras vidas seguirán exactamente igual, pero algo tiene la Luna para que cada novedad que le acontece nos interese, nos cree curiosidad e incluso nos inquiete. Sobre todo, si lo que va a pasar no ha sucedido en 150 años.

El próximo 31 de enero, se producirán 3 situaciones que no se daban al mismo tiempo muchísimo tiempo. Vamos por partes: Lo primero es la llamada “luna azul”, lo cual, pese al nombre, no implica ningún cambio de tonalidad en nuestro satélite, sino que solamente se refiere al hecho de que coincidan dos lunas llenas en un mismo mes.

En segundo lugar, debido a su proximidad a la Tierra, será también la segunda y última superluna del año. La primera se produjo el 2 de enero y si quieres saber más sobre este, la verdad, sobrevalorado evento, puedes leer aquí.

Y el tercer acontecimiento, es que la noche del 31 nuestro satélite natural quedará totalmente oculto por la sombra proyectada por la Tierra (la umbra) y se producirá un eclipse lunar total, visible al oeste de América del Norte, Asia oriental, Australia y Pacífico, que teñirá de rojo o anaranjado el disco del satélite, lo que algunos denominan una luna de sangre.

En resumen, los afortunados que se encuentren en esas zonas del mundo podrán disfrutar de un bonito espectáculo que algunos medios ya han denominado eclipse de superluna de sangre azul, aprovechando claramente de generar expectativas con nombres pomposos. Pero… ¿Se puede dar más en una sola noche? Eso ya se lo dejamos a la imaginación del lector.

Fuente: abc.es

 

Déjanos tu comentario

comentario(s)