Opportunity resurge del polvo en Marte, pero aún no responde

Por

Ahí está. La imagen tomada por la cámara del orbitador MRO muestra un pequeño objeto en las laderas del Valle de la Perseverancia en Marte, un barranco en el borde occidental del cráter Endeavor. Es el rover Opportunity, del que no se sabía nada desde el pasado 10 de junio, cuando se le vino encima una gigantesca tormenta de polvo. La NASA ya puede ver al vehículo explorador, pero aún no es capaz de escucharlo ni, por lo tanto, saber si ha conseguido recuperarse tras semanas de vientos huracanados y el azote de toneladas de rocas.

La tormenta agitó suficiente polvo para envolver la mayor parte del Planeta rojo y evitar que la luz solar llegara a la superficie. Esto provocó que Opportunity, que se alimenta de esa fuente de energía, entrara en hibernación.

A partir del 11 de septiembre, los técnicos e investigadores del Laboratorio de Propulsión a Reacción (JPL) de la NASA en Pasadena, California, comenzaron a aumentar la frecuencia de los comandos que emiten al veterano rover, pero no han recibido señal alguna. La nueva imagen que muestra el rover fue tomada desde aproximadamente 267 kilómetros sobre la superficie marciana. La caja blanca marca un área de 47 metros de ancho centrada en el rover.

Los ingenieros de la agencia espacial esperan que Opportunity llame a casa ahora que los cielos marcianos se han despejado. Para establecer contacto, la NASA se dio un plazo de 45 días que comienza a agotarse. Y aunque el rover envíe finalmente un saludo, quizás no pueda continuar con sus trabajos de exploración, ya que el polvo y el frío podrían haberlo dañado profundamente. Pero Opportunity ha demostrado que es un “tipo duro”. Enviado para circular por Marte apenas 90 días, lleva ya casi quince años superando todo tipo de contratiempos. Es posible que este sea tan solo otro más.

Fuente: abc.es

 

Déjanos tu comentario

comentario(s)