Las auroras de Urano, captadas por el Hubble

Por

La Tierra no es el único planeta del Sistema Solar donde ocurren auroras. En nuestro mundo el viento solar genera unos impresionantes efectos luminosos cuando las partículas cargadas eléctricamente y procedentes del Sol chocan contra el gas de la atmósfera. Pero estos artificios apenas hacen sombra a las inmensas auroras que aparecen en los polos de Júpiter y Saturno, dos gigantescos planetas gaseosos que sufren este fenómeno en sus polos de forma permanente. Son invisibles para el ojo humano, puesto que emiten luz ultravioleta, y son mucho más extensas que nuestro propio planeta.

Sin embargo, otro gran planeta gaseoso, Urano, tiene también auroras. Pero a diferencia de lo que ocurre con Júpiter o Saturno, los científicos no saben demasiado sobre su funcionamiento.

Fueron vistas por primera vez por la sonda Voyager 2, en 1986. Y no fue hasta 2011 cuando un telescopio con órbita terrestre, el Hubble, volvió a detectarlas. Ya en 2012 y 2014, un instrumento del Hubble especializado en captar la luz ultravioleta pudo analizarlas con más detalle.

Al parecer, las auroras detectadas fueron causadas por dos estallidos de viento solar que viajaron hasta Urano. Gracias a estas observaciones, los científicos averiguaron que las auroras giraban con el planeta y pudieron localizar los polos del planeta, cuya posición se había perdido en 1986, en gran parte porque la superficie del planeta es homogénea y carece de referencias visuales.

Las auroras suelen ser causadas cuando partículas cargadas eléctricamente procedentes del Sol chocan contra las atmósferas en los polos magnéticos. Emiten energía en forma de luz, cuya naturaleza depende en gran medida de la composición de este gas. Pero también pueden ser causadas por otros procesos de las ionosferas de los planetas, la capa más alta de las atmósferas, o por procesos de vulcanismo de las lunas del entorno.

Urano, el gigante helado y ventoso

Urano es el séptimo planeta del sistema solar y el tercero más grande, después de Júpiter y Saturno. Es un planeta muy frío y ventoso. Está rodeado por trece anillos tenues y un total de 27 pequeñas lunas. Es el único planeta cuyo ecuador está en ángulo recto respecto a su plano de órbita en torno al Sol, probablemente a causa de la colisión de este cuerpo con un planeta de tamaño similar a la Tierra en el pasado. Junto a Venus, es el único planeta que rota al revés que el resto de los planetas del Sistema Solar: del este al oeste.

Apariencia real de Urano, según la Voyager 2

Apariencia real de Urano, según la Voyager 2- NASA/JPL-Caltech

Está constituido por materiales helados y fluidos (gracias a las elevadas presiones) compuestos de metano. En su interior, tiene un pequeño núcleo rocoso que alcanza temperaturas de alrededor de 5.000 grados centígrados. Su color verde-azulado se debe a la presencia de metano en la atmósfera, un gas que acompaña al hidrógeno, al helio, al agua y al amoniaco. La temperatura del aire ronda los 220 grados bajo cero, y puede haber vientos de 900 kilómetros por hora.

Fuente: abc.es

 

Déjanos tu comentario

comentario(s)