La violenta explosión que desconcertó a los astrónomos

Por

Una explosión cósmica sin precedentes ha sacudido el mundo de la astronomía. El pasado junio, el telescopio Atlas del observatorio de Haleakala (Hawái) detectó un estallido inusualmente luminoso en el cielo que no encajaba con ningún fenómeno conocido. Análisis posteriores han revelado que se trata de un tipo de objeto nunca antes observado y que abre nuevas vías de investigación.

Todo empezó la medianoche del 16 de junio del 2018, cuando el telescopio Atlas fotografió un punto brillante en la constelación de Hércules que no estaba allí la noche anterior. “Me quedé estupefacto cuando llegó el hallazgo desde Hawái”, declara por correo electrónico Stephen Smartt, el astrónomo de la Universidad Queen’s en Belfast (Reino Unido) quien descubrió la explosión.

La mayoría de las explosiones cósmicas detectadas son supernovas, que suelen tardar semanas en alcanzar su brillo máximo. Sin embargo, en sólo tres días AT2018cow se volvió diez veces más brillante que una supernova. “Se hizo 10.000 millones de veces más luminoso que nuestro sol”, ilustra Smartt.

Tras el hallazgo inicial, decenas de telescopios terrestres y espaciales observaron la explosión, que se produjo a 200 millones de años luz de la Tierra. La escrutaron hasta octubre, momento en que la ocultó el sol. Los últimos resultados presentados este mes en el congreso de la Sociedad Astronómica Americana celebrado en Sea­ttle, disponibles en la plataforma de prepublicación arxiv.org, confirman que no es una supernova normal y apuntan a tres escenarios alternativos sobre la causa del violento estallido.

Una posibilidad es que fuera una supernova que generase un monstruoso zombi estelar: un magnetar, un tipo de estrella de neutrones que gira a gran velocidad sobre sí misma y que tiene un intenso campo magnético. Jamás se había observado el nacimiento de uno de ellos.

Otra opción factible es que fuera una supernova fallida: una estrella tan grande que, en lugar de explotar, colapsó sobre sí misma y formó un agujero negro. Sin embargo, antes de morir pudo expulsar grandes cantidades de gas. La interacción del agujero negro con el gas podría haber generado la intensa radiación observada en todas las longitudes de onda.

La tercera posibilidad es que sea una estrella que se desgarró tras acercarse demasiado a un agujero negro. No obstante, esta clase de eventos se suele producir en los agujeros supermasivos situados en el centro de las galaxias, y no es el caso de AT2018cow.

Las pruebas hasta ahora no permiten descartar ni confirmar ninguna de las tres hipótesis. Sin embargo, la intensa radiación detectada durante las semanas posteriores al descubrimiento sugiere que hay algún tipo de motor interno que aporta energía más allá del estallido inicial, lo que favorecería las dos primeras. “Podría ser un agujero negro con gas a su alrededor o un magnetar”, valora Stephen Smartt. Según Raffaella Margutti, de la Universidad del Noroeste en Evanston (EE.UU.), las ondas de radio detectadas implican un ambiente en el que no deberían formarse agujeros negros capaces de desgarrar estrellas. “Lo más probable es que haya un objeto compacto dentro que de alguna forma está interaccionando con el material exterior”, coincide Nancy Elías-Rosa, astrónoma del Institut de Ciències de l’Espai (IEEC-CSIC).

Por otra parte, el estallido inicial y la radiación en el espectro visible y ultravioleta apoyarían la teoría del agujero negro absorbiendo una estrella, afirman Paul Kuin, del University College de Londres (Reino Unido), y Amy Lien, de la Universidad de Maryland en College Park (EE.UU.) y el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt (EE.UU.), que también han anunciado nuevos resultados en el congreso de la Sociedad Astronómica Americana. “Al principio fue simplemente descartar lo que no podía ser. Luego algunos cálculos mostraron que era una posibilidad muy real”, declara Paul Kuin por correo electrónico.

Habrá que esperar para descubrir qué originó realmente la explosión. “Espero que consigamos nuevos datos cuando vuelva a surgir detrás del sol, a partir de finales de enero”, declara Smartt. Los astrónomos esperan hallar también otros objetos parecidos al enigmático AT2018cow en el futuro. “Tener más muestras ciertamente nos ayudará a evaluar las posibilidades”, explica Amy Lien también por correo electrónico

Es un nuevo tipo de objeto, nunca se había visto nada parecido. Es emocionante encontrar un fenómeno así”, declara Elías-Rosa. “Sus propiedades no tienen precedentes”, afirma Smartt. “Es excitante ver que tras décadas de observaciones y estudio de fenómenos de corta duración en el Universo todavía descubrimos cosas que antes no conocíamos”, añade Lien.

Fuente: lavanguardia.com

Déjanos tu comentario

comentario(s)