La sonda Philae parece confirmar que los cometas trajeron la vida a la Tierra

Por

La nave espacial Philae, que aterrizó accidentadamente en un cometa en noviembre del año pasado, encontró en el mismo una rica variedad de compuestos orgánicos. El hallazgo fue descrito por uno de los científicos que participan en el proyecto como un «caldo primigenio congelado». Este descubrimiento le da mayor peso a la teoría de que los cometas fueron los responsables de sembrar los ingredientes para la vida en nuestro planeta.

El módulo Philae de la sonda espacial Rosetta llegó al cometa Churyumov-Gerasimenko 67P en noviembre, en el clímax de una misión de diez años de la Agencia Espacial Europea. Pero los resultados de los siete instrumentos desplegados por Philae acaban de ser publicados en una serie especial de artículos en la revista científica Science. El equipo a cargo del aparato conocido como COSAC encontró no menos de 16 compuestos orgánicos, cuatro de los cuales no habían sido detectados en cometas con anterioridad. Y el profesor Ian Wright, quien coordina otro de los instrumentos, Ptolomeo, calificó los resultados de muy interesantes. «Es el tipo de material que si uno lo calentara de alguna manera y lo pusiera en el ambiente adecuado, en las condiciones adecuadas, eventualmente podría dar lugar a la vida«, explicó. Según Wright, «uno se siente pequeño trabajando con esto, porque esta es la vida antes de que existiera la vida».

Y el profesor Mark McCaughrean, de la Agencia Espacial Europea, ofrece una analogía para entender mejor el significadodel hallazgo, que incluye compuestos como polioximetileno, hidroxietanol y metanonitrilo. «Imaginen que quieren construir una casa y van a una selva donde hay árboles, lodo y rocas. Uno puede usar todo eso para construir una casa, pero requeriría de mucho esfuerzo». «Bien, lo que acabamos de distribuir se parece más a una ferretería: un montón de bloques prefabricados, ladrillos, marcos para puertas, etc. Eso hace las cosas mucho más fáciles».

McCaughrean, sin embargo, también dijo que aún está pendiente de responder la pregunta de si el material fue producido en el cometa o si fue producido en el espacio y luego incorporado al asteroide. «Todavía no sabemos cómo responder eso», admitió.

Los datos fueron obtenidos durante el caótico aterrizaje de Philae, que logró ponerse en contacto con la tierra hace un mes. Desde entonces la comunicación con la nave ha sido intermitente y no se sabe cuál es su estado actual. Los participantes en la misión sin embargo, quieren mantenerse optimistas y esperan nuevos contactos. Pero, incluso si estos no se producen, buena parte de los datos recogidos y enviados por Philae durante sus primeras 60 horas en el cometa todavía no han sido analizados. Y eso significa que nuevos e importantes descubrimientos no se pueden descartar.

Fuente: BBC Mundo

Déjanos tu comentario

comentario(s)