La NASA decide investigar muestras lunares selladas durante décadas

Por

Han pasado casi 50 años selladas, totalmente aisladas del exterior, desde que los astronautas de las misiones Apolo las recogieron. Pero la NASA ha decidido que ya es hora de estudiar algunas de las muestras de rocas lunares mejor preservadas, en vistas del renovado objetivo de volver a visitar el satélite terrestre.

Las misiones Apolo de la NASA trajeron entre 1969 y 1972 casi 400 kilos de material lunar. La mayor parte se empezó a estudiar de inmediato, pero algunas de las muestras, de las misiones Apolo 15, 16 y 17, se guardaron cuidadosamente a la espera de que la tecnología evolucionara y se les pudiera sacar mayor partido científico.

Ahora, la NASA ha seleccionado nueve equipos de investigadores para analizar algunas de estas rocas de la Luna, según ha anunciado la agencia espacial esta semana. “Al estudiar estas preciadas muestras lunares por primera vez, una nueva generación de científicos ayudará a avanzar la comprensión de nuestro vecino lunar y a prepararnos para la próxima era de exploración de la luna y más allá”, declara en un comunicado Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la NASA. “Esta exploración traerá nuevas y singulares muestras a nuestros mejores laboratorios, aquí en la Tierra”.

Roca lunar inspeccionada durante la misión Apolo 17 (Eugene A. Cernan, Apollo 17 Commander)

Seis de los nueve equipos científicos estudiarán una muestra de 800 gramos que se ha mantenido completamente aislada del exterior desde que los astronautas Harrison Schmitt y Gene Cernan, de la misión Apolo 17, la recogieron en la luna en 1972. La muestra contiene rocas y suelo lunar preservado en los estratos que tenía originalmente en la Luna y puede arrojar nuevas pistas sobre la historia de los impactos que han golpeado nuestro satélite.

El resto de grupos de investigación estudiarán muestras de las misiones Apolo 15, 16 y 17, algunas de ellas preservadas a bajas temperaturas. Este análisis permitirá comprobar si se trata de un método de conservación efectivo para este tipo de materiales y si puede aplicarse a las muestras de asteroides que está recogiendo la misión nipona Hayabusa-2, las que recogerá la estadounidense Osiris-Rex, así como las de futuras misiones a la propia Luna o a Marte.

Fuente: lavanguardia.es

Déjanos tu comentario

comentario(s)