El Universo empezó a enfriarse hace 11.000 millones de años

Por

Un equipo internacional de astrónomos, liderado por investigadores de la Universidad de Tecnología Swinburne, ha situado el momento en el que el Universo comenzó a enfriarse, hace 11.000 millones de años. Los expertos midieron la temperatura del Universo cuando éste tenía entre 3.000 y 4.000 millones de años de edad mediante el estudio del gas existente entre las galaxias. Durante esos primeros años de desarrollo del Cosmos, muchas galaxias extremadamente activas fueron encendiéndose por primera vez y calentando su entorno.

Elisa Boera, investigadora principal del estudio, señala que «Sin embargo, hace 11.000 millones de años, esta ‘fiebre’ parece haber desaparecido y el Universo comenzó a enfriarse de nuevo. El medio intergaláctico es un excelente registrador de la historia del Universo. Conserva la memoria de los grandes acontecimientos que afectaron a sus propiedades, como la temperatura y la composición, durante sus distintas fases de la evolución».

Un estudio anterior encontró que el Universo sufría esta «fiebre» en su historia temprana. Para ello, sus autores utilizaron un nuevo «termómetro»: la huella dejada en la luz por el medio intergaláctico que viajó a la Tierra desde objetos distantes y extremadamente brillantes llamados cuásares. En el nuevo estudio, Boera y su equipo han recogido la luz más azul que transmite la atmósfera de la Tierra -penetrante luz ultravioleta (UV) de 60 cuásares- y utilizó el mismo método que en el estudio anterior. Esta luz UV llega de un periodo algo más tardío que el del desarrollo del Universo, lo que permite la nueva medición de la temperatura.

Los expertos han indicado que la luz del cuásar sugiere que el Universo se había enfriado unos 1.000ºC en un millón de años después de llegar a su máximo de 13.000ºC. «Esta tendencia de enfriamiento ha continuado probablemente hasta nuestros días», indica Boera.

Acerca de los motivos de este cambio, explican que la respuesta más probable es el helio, ya que el 14% del gas intergaláctico es helio y hace 12.000 millones de año estaba absorbiendo la radiación intensa de las galaxias activas, perdiendo electrones en el proceso. En este sentido, los electrones pasan a toda velocidad alrededor, calentando el gas, similar al efecto invernadero en la Tierra: Gas de dióxido de carbono absorbe la radiación infrarroja y calienta la atmósfera. Una vez que todo el helio se ioniza, la radiación simplemente pasaría a través del gas sin calentarlo. Luego, cuando el Universo se expande el gas se enfría, al igual que el frío gas rociado desde un aerosol puede enfriar rápidamente, ya que se expande fuera de la lata.

Fuente: ABC.es

Déjanos tu comentario

comentario(s)