Derribando mitos: el “Planeta X” y “Nibiru”

Por

por Néstor Espinoza*

Siempre he considerado que el famoso “Dr.” File es o (1) un muy buen actor, (2) una persona muy ingenua o (3) un mentiroso crónico. Aún recuerdo cuando vi su primera entrevista, por allá en el 2015 (véala aquí), en donde menciona “el misterio del Planeta X”: un supuesto planeta en la que vive una civilización alienígena y del cual nosotros, los astrónomos, podríamos tener información. En ese programa argumenta, con una seguridad simplemente impresionante, datos erróneos sobre interpretaciones de tablas antiguas1, además de decir que los planetas enanos Sedna, Eris y 2012 VP113 (sí, ¡así se llama este último!) se “están acercando a la órbita de nuestro planeta” y que “no sabemos si podrían ser este misterioso Planeta X”. Lo gracioso es que en ese entonces si sabíamos exactamente que eran esos cuerpos. También sabíamos que no, no se estaban acercando a nuestro planeta (a no ser que 40 veces la distancia del Sol a la Tierra, que es la distancia más corta que estos planetas enanos cruzan en sus órbitas alrededor del Sol, te parezca “cerca”. Quizá a este famoso “Dr.” File le parece cerca, ¿quién soy yo para juzgarlo?).

El delirio del “Dr.” File anteriormente mencionado no es, por supuesto, obra de su genialidad para inventar historias. El cuento del “Planeta X”, que se ha distorsionado a niveles insospechados gracias a personas como el Sr. File, viene por un lado de Nancy Lieder, una americana que profesaba la Tierra chocaría con un “planeta” (corriendo la fecha de su “profecía” varias veces) y por otro lado de Zecharia Sitchin, un escritor americano de pseudociencia que aseguraba existía evidencia de un planeta, “Nibiru”, en antiguas tablas sumerias. Por supuesto, ámbos tienen cero evidencia a su favor. Por un lado, los seguidores de Lieder aseguran tener imágenes de este planeta. El problema es que su “evidencia” son fotografías en donde los reflejos en la cámara se asegura son “el planeta”. Si esto no le suena suficientemente tragi-cómico, el mismo sitio web de Lieder asegura esto es “evidencia” inequívoca de que el planeta realmente existe. Por otro lado, los interpretaciones de Sitchin de las antiguas tablas sumerias son totalmente erroneas1. Hoy sabemos en esas tablas con “Nibiru” se referían a cualquier objeto celeste visible a simple vista y que fuera “errante” para observadores terrestres como, por ejemplo, el planeta Júpiter, que es visible durante el año en ciertas ocasiones y en otras no.

Como Astrónomo, esto no me preocupaba mucho. Mucha gente en internet tiene mucho tiempo libre como para inventar este tipo de historias y, bueno, uno supone no causan tanto revuelo como para tener que “derribar” el mito. Aún así, hace un tiempo atrás por Twitter me preguntaron sobre esto de manera muy seria (y gente que estaba genuinamente preocupada por el tema). Bueno, la respuesta es clara: no hay ningún planeta en dirección hacia nosotros. Y si lo hubiese, créanme, tenemos instrumentos que pueden detectar galaxias a miles de millones de años luz de acá: detectar un objeto del tamaño de un planeta dirigiendose a nosotros es pan comido.

Es interesante destacar, aún así, que si tenemos evidencia de que, quizá, existe un planeta más allá de Neptuno (por supuesto, en una órbita para nada peligrosa y, por tanto, guarda ninguna relación con el “Planeta X” o “Nibiru” de los cuentos mencionados anteriormente), lo que sabemos puesto que hay muchos cuerpos menores a esas lejanas distancias que tienen una distribución muy particular, la que es muy improbable se haya formado por azar. Es como llegar a tu casa y ver que todos tus muebles están en una esquina de tu casa: ¡alguien los debió haber movido! Aquí, en nuestro Sistema Solar, observamos algo similar. La comunidad astronómica le ha puesto “Planeta 9” a este posible integrante de nuestro Sistema Solar, y estaría en una órbita muy lejana; tan lejana que ha sido difícil detectar si en realidad está allí o no: ¡el tiempo (y la evidencia) nos dirán!

1: Para ver una buena desmenuzada de las antiguas tablas babilónicas y su relación con la palabra “Nibiru”, acá un breve resumen e interpretación al respecto: https://cdli.ucla.edu/files/publications/CDLB2015_003.pdf.

*Néstor Espinoza –  Astrónomo, Doctor en Astrofísica e Investigador del Max-Planck-Institut für Astronomie”. – twitter @nespinozap

Déjanos tu comentario

comentario(s)