Confirmado: Encélado tiene un océano subterráneo global

Por

Bajo la corteza helada de Encélado, una de las lunas de Saturno, hay un extenso océano global de agua líquida. Este es el último hallazgo que acaba de lograr la sonda Cassini de la NASA, que ha estado explorando el planeta de los anillos desde mediados de 2004.

Los investigadores de la agencia espacial comprobaron que el ligero bamboleo de la luna, al orbitar Saturno, solamente puede explicarse si la capa de hielo externa no está congelada en su interior, lo que significa que un océano global de agua líquida debe estar presente. El hallazgo implica que la pulverización fina de vapor de agua, partículas de hielo y moléculas orgánicas simples que ha observado la sonda Cassini, procedente de las fracturas cerca del polo sur de la luna, proviene de este inmenso reservorio de agua líquida. El descubrimiento se acaba de publicar en un artículo publicado en la revista Icarus.

Anteriores análisis de los datos transmitidos por Cassini sugerían la presencia de un océano bajo la región polar sur de la luna. Sin embargo, nuevas observaciones recopiladas durante varias aproximaciones de la sonda sobre la región polar apoyaron la posibilidad de que el mar podría ser global. Los nuevos resultados confirman que éste es el caso. «Este fue un reto difícil que requería años de observaciones y cálculos con la colaboración de muchas disciplinas científicas, pero confiamos en que finalmente conseguiríamos hacerlo bien», ha explicado en un comunicado de la NASA Peter Thomas, miembro del equipo de imágenes de Cassini en la Universidad de Cornell, Ithaca, Nueva York, y autor principal del artículo.

Los científicos de Cassini analizaron imágenes de Encélado transmitidas por la sonda a lo largo de más de siete años. Observaron cuidadosamente las posiciones de características particulares de Encélado, en su mayoría cráteres, con el fin de medir los cambios en la rotación de la luna con una precisión extrema. Como resultado, se encontró que Encélado se mueve con un pequeño, pero medible bamboleo en su órbita alrededor de Saturno. Debido a que la luna helada no es perfectamente esférica -y va un poco más rápido y más lento durante las diferentes partes de su órbita alrededor de Saturno- el planeta empuja ligeramente a su satélite hacia atrás y adelante a medida que gira.

El equipo aplicó su medición de la oscilación en diferentes modelos para estudiar cómo podría ser el interior de Encélado, con el objetivo de explorar la posibilidad de que la luna estuviera congelada desde la superficie hasta el núcleo. «Si la superficie y el núcleo se conectasen rígidamente, el núcleo proporcionaría tanto peso muerto que el bamboleo sería mucho menor», explica Matthew Tiscareno, un científico participante Cassini en el Instituto SETI, en Mountain View, California, y co-autor del trabajo. «Esto demuestra que debe haber una capa global de líquido que separa la superficie del núcleo.»

Fuente: elmundo.es

Déjanos tu comentario

comentario(s)