Viento Solar chileno

Por

* por Rodrigo Hurtado

Según trató de explicarme Google, el viento solar es un fenómeno de movimiento energético que crea una burbuja de calor que rodea todo el Sistema Solar y que, eventualmente, puede provocar tormentas en la Tierra. Lo más probable es que la definición que acabo de dar sea deficiente e inexacta, pero fue lo suficientemente básica como para ejemplificar algo que ocurrió hace dos décadas en la escena musical chilena.

En 1995, el sello discográfico EMI tuvo la extraordinaria iniciativa de promocionar el rock chileno fichando a varios talentos incipientes como Los Tetas, Lucybell, Pánico, Machuca y Christianes. Apoyados por las radios y aleonados por el éxito mundial del rock alternativo, varios de estos grupos proyectaron profesionalmente sus carreras y grabaron sus primeros discos con todas las condiciones de mercado luciendo favorables. Aquí está el movimiento energético que crea la burbuja.

Christianes era una de las propuestas más destacadas de la camada y su disco debut, titulado Ultrasol, era especialmente distinto a todos los demás. Formados en 1989 por Cristián Heyne y Christian Arenas, la banda fue creando un interesante set de canciones y puliendo un sonido elaborado y original que se vio potenciado con la llegada de Evelyn Fuentes, una estudiante de danza que tenía un tono de voz similar al de la inolvidable Jeanette, quien había dominado los rankings de los ochentas con canciones como Soy rebelde, Por qué te vas, Corazón de poeta y Frente a frente.

La conquista de las radios chilenas llegó gracias a Mírame solo una vez, una bellísima canción que fue acompañada de un video ajaponesado en el que abundan las estrellas fugaces y las perlas voladoras.

El color del viento trae tus recuerdos, son de ti, son de mi, son del Sol” es uno de los fragmentos de la letra de esta popular canción que, por muchos, es considerada uno de los grandes One Hit Wonders del rock chileno. Mírame solo una vez fue el éxito indiscutido del grupo, pero no fue su única buena canción. Ultrasol es un disco completo y a veinte años de su publicación suena tan interesante como cuando acababa de salir.

Distintos motivos separaron a Christianes. Cada uno de sus integrantes emprendió su propio rumbo. La bola disco que brillaba como un Sol en la carátula del debut no iluminó tanto como anunciaba. El Ultrasol se apagó y si hacen el ejercicio de buscar la palabra en internet se van a dar cuenta de que aparece cualquier cosa menos este álbum.

La otra canción que alcanzó cierta rotación fue “Solté mi cuerpo al viento (al viento solar)” y curiosamente también mencionaba a la estrella más importante de nuestro sistema. ¿Fue este un disco temático sobre el Sol? Aparentemente, no. La primera canción se llama Planeta Luna, para disipar cualquier duda. La séptima canción adivinen como se llama. Correcto, se llama Sol.

Como sea, tras el prometedor auge de aquel “nuevo rock chileno” llegó la prometida secuela del viento solar: la tormenta en la Tierra. Se acabó el presupuesto, se acabó el boom, se acabaron varias de las bandas y se acabó aquella escena. Los discos, afortunadamente, quedaron.

* por Rodrigo Hurtado @negrohurtado
Publicista y hombre de radio. Un ser humano capaz de comprobar que la velocidad del sonido es mayor a la velocidad de la luz.

Déjanos tu comentario

comentario(s)