Cómo ver el tránsito de Mercurio frente al Sol este 11 de noviembre

Por

Este lunes 11 de noviembre, Mercurio, el planeta más pequeño del sistema solar, pasará entre la Tierra y el Sol, un fenómeno que no se repetirá hasta el año 2032. Se trata de un evento astronómico que ocurre unas 10 veces por siglo, con una frecuencia de 3, 7, 10 o 13 años. La última vez fue en mayo de 2016.

El fenómeno podrá verse en América, Europa, África y el oeste de Asia. Si es que el cielo está despejado, Mercurio aparecerá como un pequeño disco negro desplazándose por delante del Sol.

El tránsito ocurre cuando, a vista de quien observa, la luz del disco solar se ve interrumpida por el paso un planeta o asteroide, que en perspectiva se ven de un tamaño minúsculo en comparación al Sol.

El fenómeno durará 5 horas y 40 minutos. “En Chile podrá verse desde las 9.35 hasta las 15:00 horas, aproximadamente. Para contemplar este tránsito se necesitan binoculares o telescopios pequeños con filtros ultravioletas. No sirven los mismos lentes que se utilizan para mirar un eclipse, porque Mercurio es un planeta muy chico y no se distingue a simple vista. Hay que tener cuidado, porque en caso de que el binocular no tenga filtro ultravioleta, podría quemar los ojos del espectador. Hay que usar la protección necesaria”, explica el chileno Francisco Pozo, doctor en astrofísica de Ruhr Universidad de Bochum, Alemania.

La importancia de los tránsitos para la astronomía

“Este tipo de fenómenos nos permiten detectar con precisión el inicio y el fin del tránsito y conocer la posición exacta de Mercurio dentro del Sistema Solar. Eso es muy útil para hacer estimaciones futuras bien precisas sobre la ubicación del planeta”, comenta César Fuentes, astrónomo de la Universidad de Chile e investigador del Centro de Astrofísica Cata.

“Gracias a los tránsitos conocemos el tamaño de los planetas y su velocidad de movimiento. Como son fenómenos que suceden con cierta periodicidad, su observación nos permite hacer mediciones exactas y corroborarlas varias veces”, suma Francisco Pozo.

Mercurio, cuya temperatura en superficie varía entre los -173 ºC y los 427 ºC, ha sido observado por dos sondas espaciales estadounidenses, la Mariner 10 en 1974 y la Messenger en 1975, cuya misión finalizó en 2015.

fuentes: latercera.com, astroaficion.com

Déjanos tu comentario

comentario(s)