China logra que una semilla germine en la Luna por primera vez

Por

China ha conseguido que una semilla de algodón brote en la Luna por primera vez, en lo que supone el éxito de uno de los experimentos de la sonda Chang’e 4, la primera en alunizar en la cara oculta del satélite en la historia de la exploración espacial, ha informado la agencia estatal de noticias Xinhua.

Según un equipo de científicos de la Universidad de Chongqing (sureste de China), este hallazgo supone el primer “miniexperimento” de biosfera realizado con éxito en la luna.

La sonda Chang’e 4, que el pasado 3 de enero alunizó con éxito en la cara oculta de la Luna por primera vez en la historia, llevó consigo semillas de algodón, colza, papas y arabidopsis, así como huevos de mosca de la fruta y algunas levaduras, en aras de poder crear una “minibiosfera simple”. Las imágenes enviadas por la Chang’e 4 muestran un brote de algodón que había crecido con éxito, la única semilla que ha conseguido germinar hasta ahora.

Dicho cultivo, sin embargo, no resulta sencillo: las temperaturas sobre la superficie lunar pueden superar los 100 grados centígrados por el día y bajar a los 100 negativos por la noche, además de recibir una mayor radiación solar y de presentar una menor gravedad que en la Tierra.

Xie Gengxin, un científico encargado del experimento con plantas en la Luna, señaló que su equipo había diseñado un recipiente que mantendría la temperatura entre 1 y 30 grados, permitiendo la entrada de luz natural y el suministro de agua y nutrientes para las plantas. Dicho dispositivo, un cilindro de aluminio de 18 centímetros de alto y 16 de diámetro, pesa 3 kilos y tuvo un coste de más de 10 millones de yuanes (1,47 millones de dólares).

“Hemos considerado la supervivencia futura en el espacio. Aprender sobre el crecimiento de estas plantas en un entorno de baja gravedad nos permitiría sentar las bases para nuestro futuro establecimiento de la base espacial”, señaló  Liu Hanlong, jefe del experimento.

En cualquier caso, estas plantas no han sido las primeras en crecer en el espacio: un equipo de la NASA ya desarrolló un sistema de zinnias -un tipo de flor- en la Estación Espacial Internacional en el 2016.

Chang’e 4, bautizada en honor a la diosa china de la Luna, y el todoterreno robótico que la acompañó están explorando la cuenca Atkin, uno de los cráteres más grandes del sistema solar, con el objetivo de arrojar luz sobre el pasado remoto del satélite. China prevé otra misión a la Luna para este mismo año que recoja muestras de rocas de la superficie y las traiga a la Tierra.

Fuente: elmundo.es

Déjanos tu comentario

comentario(s)